El camino del corazón

¿QUÉ ES EL CAMINO DEL CORAZÓN?

Este camino es una escuela del corazón, para hacer nuestro el Amor del Corazón de Jesús.

El objetivo de este camino es encarnar la compasión del Corazón de Jesús por el mundo, y estar disponibles a su misión de compasión allí donde nos toca estar, formando una Red invisible de oración por todos los seres humanos.

Es el itinerario que propone a nuestro corazón, estar más cerca del Corazón de Jesús para configurarlo con sus sentimientos, sus deseos y anhelos. Nos invita a unirnos a la misión que recibió del Padre y ser amigos íntimos de Jesús, profundamente unidos a él al punto de compartir sus sentimientos por el mundo. El camino del corazón nos ayuda a percibir y comprometernos con las necesidades el mundo con los ojos del Corazón de Jesús.

Este itinerario surge dentro de la red mundial y oración del Papa: RMOP. No obstante el Camino lo puede hacer cualquiera que quiera encarnar el Corazón de Cristo, sin necesidad de pertenecer a la Red. Este camino es expresión de la renovación de la espiritualidad del Apostolado de la Oración, hoy Red Mundial de Oración del Papa, al servicio de las necesidades de la humanidad. El Apostolado de la Oración hunde sus raíces en la espiritualidad de San Ignacio de Loyola, ya que nace en el seno de una comunidad de Jesuitas.

Una manera de las tantas maneras que existen de concretar el Amor de Jesús por el mundo, es la que presenta la red de oración: El Papa cada mes propone una intención para orar a favor de un sector de la humanidad que lo necesite, y no solamente con la boca sino con la vida, ofreciendo el día a día en favor de los que nombra la intención. Esto nos permite ser misioneros si necesidad de viajar muy lejos… Allí donde estamos, en el lugar que nos toca podemos colaborar en la misión de Jesús con los nuestros, con aquellas personas que cruzamos a diario, la familia, los vecinos, las amistades, los compañeros de trabajo, etc. Todo el que se compromete a orar por esta intención de oración mensual, forma parte de esta red implícitamente, sin necesidad de hacer nada extra.

Solo se requiere estar disponible a este amor, querer emprender el camino, hacer alianza de amor personal con el Resucitado para colaborar en su misión. Cualquiera puede ser un caminante del camino del corazón para ayudar a otros que lo quieran recorrer.

“No el mucho saber harta me satisface el alma, si no el sentir y gustar las cosas internamente” decía San Ignacio, por eso es recomendable no apurar el paso, no es necesario hacer todas la actividades propuestas. No te adelantes en el camino, camina al compás de tu corazón, de manera descansada, gustando, sintiendo de corazón está ruta espiritual.

Es clave no pasar al paso siguiente si todavía necesitas quedarte en el paso que estás. Cada paso requiere de decisiones libres a tomar que irán forjando estilo de Jesús en la propia vida. Es recomendable llevar cada paso a la oración para que se vaya impregnado en tu vida. No es imposible, Dios lo va haciendo en la medida de tu disponibilidad.

Buena ruta, buen camino, el buen Señor te saldrá al paso como lo hizo con los discípulos de Emaús.

Autor: Angélica María

Soy un blog de María

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s