Felices los que están atentos a las exigencias de los demás

Felices los que están atentos a las exigencias de los demás sin sentirse indispensables, porque serán fuente de alegría.

Santo Tomás Moro
Photo by Pixabay on Pexels.com

Convencernos de que no somos imprescindibles, nos quita un piano de arriba, y los más felices somos nosotros mismos. Saber que Dios es el único necesario y que uno es un simple instrumento, nos saca de encima la pesada mochila de creer que la solución de todo está en nuestras pequeñas manos. Qué alivio y felicidad es saber que no somos los últimos o únicos responsables. No hablo de la irresponsabilidad, sino de la responsabilidad ubicada en su marco y límite. Se trata de ‘hacer’, descansando en Dios. Haciendo así dejaremos descansar a los demás que también aprenderán a trabajar apoyados en el Autor de toda obra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s