No calles lo que esperas

El corazón es capaz de cantar, incluso cuando corren las lágrimas. La LUZ del Resucitado siempre vence toda tiniebla.